• Productos ecológicos y otros consejos para ser sostenibles en la cocina

    El cambio climático avanza a gran velocidad, solo hay que observar el aumento de la temperatura media de la Tierra y el deshielo de los polos. Sin embargo, los ciudadanos podemos hacer mucho para frenar este progreso y nuestra vivienda es el principal lugar desde el que podemos hacerlo. Es nuestro propio centro de operaciones. En este artículo te contamos algunos consejos para reducir tu gasto energético y las mejores opciones para consumir energía verde.

    Apuesta por energía renovables

    Muchos consumidores empiezan a ser conscientes de la importancia de pasarse al consumo de energía limpia y renovable, es decir, aquella que no emite gases contaminantes al planeta. Por ejemplo, todas las tarifas de la compañía Holaluz ofrecen energía verde, según certifica la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia), sus productores emiten energía 100% verde. En este enlace https://www.tarifasenergia.com/holaluz/opiniones/ podrás encontrar diferentes opiniones sobre la compañía Holaluz, si deseas hacerte una idea de la valoración que le dan sus clientes.

    No obstante, hay otras empresas que también trabajan con energías renovables. Puedes encontrar cuál de ellas te ofrece los mejores precios para tus necesidades a través de un comparador de tarifas.

    Por otro lado, el consumidor también puede convertirse en productor de energía renovable. Es una opción que está ganando muchos adeptos ya que la instalación de placas solares para el autoconsumo de las viviendas cada vez es más asequible. En este sentido, los gobiernos de todos los países quieren promover estos sistemas, tanto para que se animen más usuarios como empresas, puedes encontrar más información sobre ello en esta noticia.

    Consejos para ser sostenibles en la cocina

    La cocina es el principal foco de consumo energético de nuestra vivienda, pero esto también quiere decir, que es el primer lugar en el que se pueden tomar muchas medidas para reducir el gasto, te damos unos ejemplos:

    • Electrodomésticos eficientes: adquirir electrodomésticos con una etiqueta de eficiencia energética alta (letra A) es una garantía de ahorro. Estos aparatos realizan el mismo trabajo pero necesitando menos energía.
    • Stand by: desconectar los electrodomésticos que no se utilicen nos puede hacer ahorrar hasta 5 euros al mes en nuestros recibos eléctricos. Es importante adoptar este hábito porque aunque no estén funcionando, al estar conectados siguen consumiendo.
    • Lavadora y lavavajillas llenos y con programas de agua fría: ambos aparatos consumen mucha energía al calentar el agua, por esta razón hay que optar por programas fríos o ecos. Asimismo, utilizarlos cuando están llenos para que sea más eficiente su empleo.
    • Productos ecológicos: a la hora de adquirir menaje para la cocina, existen productos ecológicos, cuyos materiales de producción son naturales y renovables. Se entiende que durante su ciclo de producción se ha minimizado el impacto ambiental.
    • Mantener la temperatura de la nevera estable: por último, la nevera es el electrodoméstico que más consume ya que funciona durante 24 horas. Una forma de hacer que no consuma más de lo habitual es no cambiar su temperatura, lo ideal es que esté entre 3º y 5º.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *